5 venenos para ratas, caseros y muy efectivos

Por Lila Pereyra  

Los venenos para ratas son necesarios cuando estos roedores aparecen en el hogar y perturban nuestra tranquilidad. Las ratas son animales desagradables para gran parte de las personas, y su aparición puede provocar mucho nerviosismo e incomodidad. Generalmente aparecen cuando buscan comida o cuando hay mucha basura acumulada, pero afortunadamente podemos recurrir a venenos muy efectivos para acabar con ellas definitivamente. 

Veneno con azúcar, bicarbonato y harina

La primera receta para hacer un veneno casero efectivo contra las ratas, lleva azúcar, harina de trigo y bicarbonato de sodio. Para elaborarlo debes seguir los pasos que se indican a continuación:

Mezcla la misma cantidad de bicarbonato, azúcar y harina de trigo y coloca pequeños rastros de esta mezcla muy cerca de lugares en los que las ratas hayan dejado sus deposiciones. Lo que ocurre cuando las ratas ingieren esta mezcla, a la que acuden atraídas por el azúcar, es que todo su organismo y especialmente el aparato respiratorio, sufren un daño que provoca una deshidratación progresiva.

Por su parte, el bicarbonato, provoca daños en la parte del intestino, lo cual puede llegar a ser mortal.

Veneno con aceite de ricino

El aceite de ricino es otro ingrediente que puede provocar la muerte de estos roedores pues si se trata de un aceite muy puro, el efecto en el organismo puede ser devastador.

Para ponerlo en práctica debes mezclar una cucharada de aceite de ricino con una taza de agua, una cucharada de harina y un poco de zumo de limón. El zumo de limón, al igual que las frutas ácidas, son especialmente dañinos para las ratas, por lo que la mezcla de estos ingredientes será altamente eficaz.

Cuando hayas realizado la mezcla de todos los ingredientes, crea pequeñas bolitas y déjalas en lugares estratégicos de modo que las consuman y hagan su efecto.

Veneno con ajo crudo

El ajo crudo es uno de los alimentos más letales para las ratas dado que estos roedores no tienen capacidad para digerirlo debido a la fuerte acidez que desprende. Sin embargo, si enmascaras el ajo con otros ingredientes más atractivos, lo consumirán sin problema.

Para ello puedes mezclar 1 cucharada de ajo bien molido, 2 cucharadas de harina de avena, 1 cucharada de jarabe de maíz y jugo de limón. Mezcla bien los ingredientes y deja esta mezcla cerca de los lugares a los que ellos pueden acudir. La ingesta de esta mezcla acabará con los roedores.

Veneno con cemento y chocolate

Tan dulce como letal, este veneno contra ratas, de cemento y chocolate acabará con los roedores de forma definitiva. Para elaborarlo debes mezclar 2 partes de cacao en polvo y una parte de cemento blanco. Mezcla hasta que quede perfectamente homogéneo y coloca en los rincones en los que pueden aparecer los roedores.

El efecto que la mezcla de cemento provoque mucha sed en estos roedores, mientras que el chocolate provocará su curiosidad y sus ganas de relamerse. El cemento, junto con el agua que la rata ingiere, irá solidificándose y provocará una obstrucción que acabará con el roedor.

Veneno de ácido bórico y mantequilla

La mezcla de ácido bórico es otra opción para crear un veneno efectivo contra las ratas. La mantequilla provocará las ganas de probar de las ratas mientras que el ácido bórico incidirá de forma tóxica en el organismo de la rata.

Solamente debes mezclar 1/8 de ácido bórico con 250 gramos de mantequilla y hacer bolas de pequeño tamaño. Coloca las bolitas de veneno en los sitios más propicios y en poco tiempo te habrás desecho de ellas para siempre.

Conclusión

Si quieres evitar la aparición de las ratas en tu hogar, debes mantener una correcta higiene, pues detestan el orden y la limpieza. Así, no solo la mantendrás libre de roedores, sino que no tendrás que lidiar con otra clase de parásitos o insectos igualmente molestos y desagradables.



Si deseas leer más artículos parecidos a 5 venenos para ratas, caseros y muy efectivos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Elementos y productos para la limpieza del hogar.