11 usos prácticos del amoniaco

El amoníaco es un tipo de gas químico que se utiliza diluido en agua, adquiriendo así un aspecto líquido, y que se ha convertido en uno de los mejores productos limpiadores, especialmente para acabar con la suciedad difícil.

A continuación descubrirás nada más y nada menos que 11 usos en los que el amoníaco se convertirá en tu mejor aliado contra multitud de manchas difíciles de limpiar, siempre y cuando preserves tu salud y la de los niños, pues en contacto con la piel puede ser un producto tóxico.

1

Quitar la grasa del horno


Quitar la grasa del horno

Una de las cualidades más conocidas de este gas, el amoníaco, es su poder desengrasante, y es por esta razón por la cual resulta ser un excelente limpiador, respecto a otros productos, para el horno, cuando está especialmente sucio y también cuando quieres mantenerlo en buenas condiciones.

Para ello necesitarás:

  • Un vaso de amoníaco
  • Vinagre
  • Agua hirviendo

Procedimiento:

  • Calienta el horno a 200ºC y apágalo cuando alcance esa temperatura.
  • Calienta un litro de agua hasta que empiece a hervir y echarla sobre la bandeja del horno, en la parte más baja. En la rejilla, a media altura debes colocar un plato con amoníaco.
  • Cuando hayas vertido el agua hirviendo sobre la bandeja, coloca el plato en la rejilla con amoníaco y cierra el horno.
  • Déjalo actuar entre 2 y 3 horas, y más tiempo en función del grado de suciedad

Cuidado con los vapores tóxicos del amoníaco, no olvides utilizar protección con ayuda de guantes y mascarilla para evitar el contacto con la piel, de este gas.

2

Limpiar espejos y ventanas


Limpiar espejos y ventanas

Si te gusta que los cristales y espejos de tu casa luzcan relucientes, solamente debes recurrir a las propiedades de un producto tan efectivo como el amoníaco, para lucirlos especialmente limpios y brillantes. Para ello necesitas:

  • 2 vasos de amoníaco
  • 4 vasos de agua
  • Guantes
  • Papel de cocina u hojas de periódico

Procedimiento:

  • Coloca el amoníaco junto con el agua en un recipiente grande y con ayuda del papel de cocina o las hojas de periódico limpia los cristales
  • Este tipo de papel ayudará a evitar que queden restos de pelusa. Cuando estén muy empapados puedes ir sustituyéndolos para eliminar la suciedad de forma más cuidadosa.
  • Utiliza guantes para evitar dañar la piel en contacto con el producto y trabajar con seguridad
3

Limpiaz azulejos y baldosas


Limpiaz azulejos y baldosas

Los azulejos, y también las baldosas, tienden a empañarse con facilidad y, en el caso de las cocinas, se engrasan con facilidad. Para mantenerlos en buen estado y tan nuevos como el primer día, el amoníaco te dará los resultados que esperas. Necesitas:

  • Agua caliente
  • Amoníaco
  • Paño
  • Estropajo

Procedimiento:

  • Añade el equivalente a dos cucharadas soperas de amoniaco en un barreño con agua y remueve bien
  • Con ayuda del estropajo, limpia y desinfecta los azulejos y las baldosas
  • A continuación, seca la superficie con un trapo limpio y seco
4

Limpiar muebles de madera


Limpiar muebles de madera

Los muebles de madera tienden a acumular humedad e incluso es posible que aparezcan zonas con moho en su superficie. Y es que, a pesar de la calidez que transmiten en la decoración, la madera requiere ser tratada de forma adecuada y con los productos adecuados, para que luzca en perfectas condiciones. Para eliminar estas antiestéticas la humedad, necesitarás:

  • Agua
  • Amoníaco
  • Trapo húmedo

Procedimiento:

  • Diluye unas gotas de amoniaco en un recipiente de agua y frota con un paño húmedo sobre las partes que acumulan moho. Después pasa un paño seco para quitar el exceso de humedad y aclarar.
5

Limpiar la suciedad del calzado de ante


Limpiar la suciedad del calzado de ante

Los zapatos de ante son elegantes, pero requieren de un cuidado especial si queremos que conserven su aspecto original. El amoniaco es un excelente limpiador si se usa de forma adecuada y con cautela, para no dañar el tejido. Para ello necesitas:

  • Agua
  • Amoníaco
  • Cepillo especial para ante

Procedimiento:

  • Es tan sencillo como disolver unas gotas de amoniaco en un recipiente con agua.
  • A continuación pasa un cepillo especial para ante o gamuza en el sentido del pelo del tejido para que no se estropee.
  • Esta forma de cuidar el ante es perfecta tanto para quitar el polvo superficial como para eliminar la suciedad más profunda.
6

Eliminar manchas de ropa


Eliminar manchas de ropa

Alguna suciedad que aparece en los tejidos, puede ser realmente difíciles de quitar. En estos casos, y para potenciar el poder del detergente, puede ser de gran ayuda incorporar al lavado unas gotas de amoniaco. Debes utilizar:

  • Amoníaco
  • Agua
  • Jabón para lavavajillas

Procedimiento:

  • Para que tu ropa quede deslumbrante, basta con mezclar a partes iguales la misma proporción de agua que de amoniaco.
  • A continuación, añade jabón de lavavajillas y pulveriza sobre las zonas manchadas de la ropa.
  • Finalmente lava de forma habitual.
7

Limpiar alfombras


Limpiar alfombras

Las manchas en las alfombras pueden hacer que estas luzcan con un aspecto más descuidado. El amoníaco puede ayudarte a que recobren su aspecto natural, de modo que luzcan limpias y como recién compradas. Para ello, necesitarás:

  • Amoniaco
  • Detergente para platos
  • Cepillo de cerdas

Procedimiento:

  • Mezcla tres partes de agua con una de amoniaco y añade un poco de mezcla expandiéndola con ayuda de un cepillo de cerdas.
  • Asegúrate de probar la mezcla en una parte de la alfombra no visible para ver el resultado. Si es el adecuado entonces aplica sobre la mancha, pues no siempre es apto para todas las superficies. Cuidado al aspirar el gas, pues puede ser peligroso para la salud.
8

Limpiar persianas de PVC


Limpiar persianas de PVC

Las persianas siempre suelen ser grandes acumuladoras de suciedad al estar expuestas al exterior. La mejor forma de combatir esta suciedad y hacer que luzcan limpias, es utilizando amoniaco a la hora de limpiarlas. Para ello, necesitas:

  • Agua
  • Amoniaco
  • Cepillo

Procedimiento:

  • Si la suciedad se ha incrustrado en las persianas, el amoniaco te ayudará a eliminarla mezclando unas gotas en un recipiente con agua
  • A continuación pasa enérgicamente un cepillo para eliminar la suciedad especialmente acumulada en las juntas.
  • Aclara bien con ayuda de un paño para un acabado perfecto.
9

Restaurar el brillo de joyas


Restaurar el brillo de joyas

Con el paso del tiempo, las joyas de plata y oro pueden ir perdiendo su brillo original quedando más opacas. Para devolverle su brillo original, puedes utilizar unas gotas de amoniaco. Necesitarás:

  • Un recipiente con agua tibia
  • Amoniaco

Procedimiento:

  • En un cuenco con agua tibia añade unas gotas de amoniaco.
  • Sumerge las joyas en esta mezcla durante 5 minutos.
  • A continuación seca las joyas con un paño, y recobrarán todo su esplendor.
10

Espantar a las cucarachas


Espantar a las cucarachas

Son las grandes enemigas de las casas, y no son pocas las personas que sienten una profunda aversión hacia estos insectos que, en ocasiones, se cuelan en nuestros hogares. Si quieres mantenerlas lejos, debes saber que el amoniaco será un excelente remedio para combatirlas, aunque recuerda que es un producto tóxico que puede afectar a tu salud, por lo que deberás tomar precauciones. Solamente necesitas:

  • Un vaso de amoniaco
  • Agua

Procedimiento:

  • Es ta simple como mezclar en un cubo de agua, un vaso de amoniaco. Limpia el suelo con esta mezcla para evitar que aparezcan, pues el fuerte gas del amoniaco las espantará.
  • Deshazte del agua usada vertiéndola por el desagüe para eliminar también a las cucarachas que pueden circular por las cañerías.
11

Recuperar el color blanco de las prendas


Recuperar el color blanco de las prendas

Si quieres que tu ropa blanca luzca como el primer día y recupere su blancura original, no hace falta que recurras a caros productos. El amoniaco, además de excelente limpiador, es un producto especial para  hacer que la ropa recupere su blancura. Para ello no dejes de usar lo siguiente:

  • Un litro de agua
  • 1/4 de taza de agua oxigenada
  • Unas gotas de amoniaco

Procedimiento:

  • Introduce las prendas de ropa en una mezcla de agua con agua oxigenada y unas gotas de amoniaco.
  • Déjala reposar durante 10 minutos y aclara muy bien.


Aunque el amoníaco es efectivo y te ayudará en tus labores de limpieza, debes de tener en cuenta que se trata de un gas fuerte, por lo que deberás de tomar algunas precauciones cuando trabajes con él para que no haya ninguna reacción.

Por ejemplo utiliza siempre guantes de látex y mascarilla para que no entre en contacto directo con el producto, cierra bien el envase para evitar derrames, permite que circule el aire abriendo puertas y ventanas y mantenlo siempre alejado de los más pequeños para preservar su salud.

Sabías qué...
  • En ningún caso debes mezclar lejía con amoníaco, pues es una combinación química, altamente tóxica en el ambiente.
  • El amoníaco es un elemento fundamental para los fertilizantes de nitrato de amonio que libera nitrógeno, un nutriente esencial para el cultivo de plantas.
¿Te ha sido de utilidad?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (324 votos, promedio: 3,94 de 5)
Cargando…