Cómo podar rosales: tipos, épocas de poda y herramientas

Aurelio Bermudez
Cómo podar rosales: tipos, épocas de poda y herramientas

La poda es una técnica de jardinería que se utiliza para mantener en forma y en buen estado a las plantas. En el caso de los rosales, la poda se utiliza para eliminar ramas secas, dañadas o enfermas, para mejorar la circulación de aire y luz entre los brotes, y para estimular el crecimiento de las flores y hojas saludables. Aunque a algunas personas les puede parecer un trabajo un poco intimidante, la poda de rosales es realmente bastante sencilla, siempre y cuando se tenga cuidado y se siguan algunos principios básicos.

Cuándo se podan los rosales

La mejor época de poda depende del tipo de rosal y de la ubicación geográfica. En general, se recomienda podar los rosales durante el período de descanso vegetativo, es decir, cuando las plantas están menos activas y no están produciendo flores. En zonas con inviernos suaves, esto suele ser a principios de la primavera. En zonas con inviernos más fríos, es mejor podar los rosales a finales del verano o principios del otoño. Usando esos datos, podrás elegir el mejor mes de poda.

La poda en función del tipo de rosal

Los rosales se dividen en varios grupos o tipos, y cada uno requiere un tipo de poda ligeramente diferente. A continuación se detallan algunas pautas generales a tener en cuenta:

  • Rosales tipo matorral y miniatura: se caracterizan por tener un crecimiento denso y compacto, y por producir flores pequeñas pero abundantes. Los rosales tipo matorral y miniatura se deben podar ligeramente cada año, eliminando las ramas secas y dañadas y cortando los brotes más largos para promover la formación de nuevos brotes.

  • Rosales trepadores: tienen un crecimiento más laxo y esparcido, y producen flores grandes y vistosas. Los rosales trepadores se deben podar con más frecuencia que los rosales tipo matorral, para controlar su crecimiento y promover la formación de nuevos brotes. También se deben podar después de cada floración, eliminando las flores marchitas y cortando los brotes más largos para estimular el crecimiento de nuevas flores.

  • Rosales trepadores de floración anual: producen flores durante una sola temporada al año, y luego entran en un período de descanso. Los rosales trepadores de floración anual se deben podar en el período de descanso, eliminando las ramas secas y dañadas y cortando los brotes más largos para promover el crecimiento de nuevos brotes.

  • Rosales viejos: pueden necesitar una poda más intensiva para rejuvenecerlos y estimular el crecimiento de flores y hojas nuevas. La poda de rejuvenecimiento se realiza cortando las ramas más viejas hasta un punto de crecimiento joven, y eliminando las ramas secas y dañadas.

  • Rosales arbustivos y rastreros: tienen un crecimiento más bajo y denso, y producen flores de tamaño mediano a grande. Los rosales arbustivos y rastreros se deben podar ligeramente cada año, eliminando las ramas secas y dañadas y cortando los brotes más largos para promover la formación de nuevos brotes.

Qué herramientas usar para podar rosales

Para podar rosales de manera efectiva, es importante utilizar herramientas de jardín de calidad y bien afiladas. Las herramientas más comunes que se utilizan para podar rosales son:

  • Tijeras de poda: son una herramienta esencial para podar rosales. Se utilizan para cortar ramas de tamaño mediano y pequeño, y deben tener hojas afiladas y una abertura lo suficientemente grande para poder cortar ramas de hasta un centímetro de diámetro. Las tijeras de poda con resorte o amortiguación son especialmente cómodas de usar, ya que reducen el esfuerzo necesario para cortar las ramas (te recomendamos elegir una buena marca).

  • Sierras de poda: son herramientas más grandes y potentes que las tijeras de poda, y se utilizan para cortar ramas de tamaño más grande. Las sierras de poda tienen hojas dentadas y se pueden usar tanto para cortar ramas en ángulo como para cortar ramas rectas. Es importante asegurarse de que la sierra esté bien afilada y lubricada antes de usarla, para evitar que se atasque o se dañe.

  • Cizallas: son herramientas de poda especialmente útiles para cortar ramas pequeñas y delgadas. Tienen hojas finas y puntiagudas, y se pueden usar tanto para cortar ramas rectas como para dar forma a los rosales. Las cizallas también son útiles para cortar flores o ramas para hacer ramos o arreglos florales.

  • Podaderas: son herramientas de poda con hojas curvadas y afiladas, que se utilizan para cortar ramas gruesas y leñosas. Las podaderas tienen un mango largo y una hoja de corte con una forma similar a una cuchilla de afeitar, lo que las hace ideales para cortar ramas de hasta dos centímetros de diámetro.

  • Deshojadoras: son herramientas de poda especialmente diseñadas para eliminar las hojas secas y dañadas de los rosales. Tienen hojas afiladas y una abertura lo suficientemente grande para poder cortar hojas de hasta un centímetro de ancho. Las deshojadoras son muy útiles para eliminar las hojas secas y dañadas durante la poda, ya que ayudan a mejorar la circulación de aire y luz entre los brotes y a prevenir enfermedades. Además, las deshojadoras son una herramienta muy práctica para dar forma a los rosales y eliminar las hojas que obstaculizan la vista de las flores.

  • Tijeras de podar flores: son herramientas de poda especialmente diseñadas para cortar flores y ramas de tamaño pequeño y mediano. Tienen hojas afiladas y una abertura lo suficientemente grande para poder cortar ramas de hasta un centímetro de diámetro. Las tijeras de podar flores son muy útiles para cortar flores para hacer ramos o arreglos florales, y también se pueden usar para dar forma a los rosales.

  • Cepillos de poda: son herramientas de limpieza especialmente diseñadas para eliminar el polvo y la suciedad de las hojas y ramas de los rosales. Los cepillos de poda suelen tener cerdas suaves y flexibles, y se pueden usar tanto para limpiar las hojas como para quitar el polvo de las flores.

Es importante no olvidar nunca que además de utilizar las herramientas adecuadas, es fundamental mantenerlas limpias y afiladas para garantizar un corte preciso y evitar dañar las plantas (además te durarán mucho más). Al utilizar herramientas de jardín de calidad y mantenerlas en buen estado, podrás podar tus rosales más fácilmente.

Podría interesarte: Cómo podar rosales: tipos, épocas de poda y herramientas, y .

Preguntas frecuentes

¿Qué sucede si no podo mi rosal?

Si no podes tu rosal, puede que no florezca tan abundante o de manera tan frecuente como debería, y también puede crecer de manera desordenada y desproporcionada. Además, al no podar el rosal, se te acumularán ramas secas y dañadas, lo que puede aumentar el riesgo de enfermedades y plagas. La poda es una técnica muy importante para mantener el buen estado de los rosales y estimular el crecimiento de flores y hojas saludables.

En resumen, la poda de rosales jóvenes y viejos es una técnica esencial para mantener a estas plantas en buen estado, fuertes y estimular el crecimiento de flores y hojas saludables (evitando rosas marchitas). Al elegir el momento adecuado para podar y adaptar la poda a las necesidades del tipo de rosal en cuestión, podrás disfrutar de un jardín lleno de rosales hermosos y vigorosos.  

Cómo citar: Aurelio Bermudez, (s.f.). "Cómo podar rosales: tipos, épocas de poda y herramientas". En: Hogarista.com. Disponible en: https://www.hogarista.com/podar-rosales Consultado: 2023-01-10 10:58:28.
¿Que te ha parecido el articulo?
Si deseas leer más artículos similares a “Cómo podar rosales: tipos, épocas de poda y herramientas”, te recomendamos que entres en nuestra categoría de El Rosal.