Creolina: qué es y para qué sirve este desinfectante

Luis del Pardo Mansilla Valoración: 9.9/10

Por Luis del Pardo Mansilla, Profesor de Instituto. Actualizado el 14/01/2022.

Creolina: qué es y para qué sirve este desinfectante

Cuando se trata de utilizar productos con un gran poder antibacterial, tanto en el ámbito industrial, civil,  como en el hogar, uno de los de mayor eficacia y gran demanda en el mercado, es la creolina. Se trata de un producto natural mayormente reconocido por su fuerte olor y su gran capacidad para deshacerse de hongos y bacterias rápidamente. Quédate con nosotros y conoce más sobre el origen de la creolina y para qué sirve este desinfectante.

¿Qué es la creolina?

Creolina es el nombre propio de una marca registrada por Guglielmo Pearson Srl de Génova. Es un producto desinfectante natural, pero con una mezcla de compuestos químicos que también pueden resultar tóxicos, si se manipulan sin precaución.

Para obtener este producto natural, se extrae de la destilación seca de la madera. Originalmente se mezclaba con aceite de alquitrán, jabones, sosa cáustica y muy poca agua; hoy el nombre creolina indica compuestos desinfectantes a base de aceites de alquitrán, pero también de ácido sulfúrico y fenol. Este último rico en compuestos fenólicos y polifenólicos, que son los que tienen el gran poder desinfectante, fungicida, antiséptico e insecticida, pero también la toxicidad.

Se trata de una combinación que resulta soluble en agua, en apariencia, tiene un color oscuro, y una textura viscosa. Aunque tiene un olor fuerte, si no se convierte en vapor, no es ofensiva cuando se inhala. 

Este producto también posee un notable poder detergente, de tal manera que garantiza la limpieza e higiene en cualquier ámbito, en instrumentos o herramientas.

¿Para qué sirve la creolina y cómo usarla?

Al ser un poderoso desinfectante de origen natural, su potencial se utiliza en diversos campos, desde el médico hasta el zootécnico, civil y veterinario, etc. Sirve para desinfectar las áreas de plagas de insectos y bacterias que se reproducen rápidamente en fábricas, ganaderías, granjas, hospitales y talleres, pero también en el hogar, siempre teniendo una alta precaución.

Distintos usos de la creolina

Lo primero que hay que decir con respecto al uso de la creolina es que hay que diluirla en un 3% de agua (1 parte en 33 partes de agua). Una vez completado este paso, se puede utilizar como detergente y bactericida, pero también como ingrediente principal de emulsiones que se utilizan para tratar grandes superficies.

Creolina: uso tóxico

Hoy sabemos que esta sustancia podría ser tóxica y debe manejarse con cuidado, la sospecha existe desde hace mucho tiempo y ya al momento de su descubrimiento se habían realizado estudios para evaluar su grado tóxico, luego de la ocurrencia de numerosos episodios de intoxicación.

Los compuestos fenólicos contenidos en la creolina requieren que la manipules con cautela. Para ello, debes seguir las reglas informadas en las fichas de datos de seguridad del producto.

TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR
LO MÁS POPULAR